Contáctenos
+1-809-233-2666

Blog

Contratos entre familia

Contratos entre familia
Compartir

En este nuevo post titulado contratos entre familia voy a tratar acerca de este tema tan interesante, por el cual tantos clientes me preguntan con frecuencia, suelen preguntarme por ejemplo; puede mi abuelo simular una venta a su nieto?, o puede mi padre simular una venta de un inmueble a mi hermano?

Pregunta cómo estas suelen salir de muchas personas que a veces tienen la finalidad de tener un inmueble a su nombre, a lo mejor con el fin de ir al consulado con el objetivo de obtener una visa o algo así.

Pues bien, lo primero es que vamos a dedicar un nuevo post para el tema de la simulación de los actos jurídicos debido a su amplitud en nuestro ordenamiento jurídico.

Respecto al tema que nos atañe, podemos decir que en principio no existe ninguna limitación para que miembro de una misma familia puedan celebrar contratos entre sí. Sin embargo, en nuestro país, desde el punto de vista puramente fiscal existen algunas disposiciones que deben tomarse en consideración; por ejemplo, la Ley núm. 2569 del 4 de diciembre de 1950, publicada en la Gaceta Oficial núm. 7219 del 13 de diciembre de 1950, dispone que para los efectos de esa ley se reputan donaciones, hasta prueba en contrario, algunos actos como la venta, las sociedades, usufructo, uso y habitación, permutas, cuando el beneficiario sea un descendiente; o entre cónyuges o entre colaterales del segundo grado.

Sin embargo, existe una prohibición expresa establecida por el art. 1595  del Código Civil en cuanto a la venta entre esposos. La razón de ser de esta prohibición es evitar que mediante una venta se disfrace una donación, que se convertiría en irrevocable, cuando la esencia misma de la donación entre cónyuges es la revocabilidad. Es preciso establecer que la venta es en principio irrevocable. Se permite la donación entre cónyuges, pero no la compraventa.

A la luz de lo antes descrito, algunas personas pensarían en optar por una donación simulada a los fines de poder tener un inmueble a su nombre, en ese hipotético caso hay que tener en cuenta el pago del impuesto sobre Sucesiones y Donaciones amparado en la ley 2569 antes descrita y sus modificaciones, que establece en el caso de la sucesiones una tasa de un 3 % de la masa sucesoral  (herencia) y para las donaciones un 27%.

Deja un commentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *